Skip to content
Como Hacer Salsa

Salsa de tomate

salsa de tomate

La salsa de tomate, también conocida como salsa roja o pasta de tomate es una de las elaboraciones que más utilizamos en nuestra cocina.

Aunque se realiza de diferentes formas en dependencia de donde se prepare, la receta siempre tiene como base la pulpa de tomate.

Sus múltiples versiones se deben, principalmente a las tradiciones culinarias de cada región, por ejemplo, en México es muy común añadirle chiles rojos mientras que en países de Europa se le agrega albahaca.

No obstante, cualquiera que sea su versión, se trata de una salsa muy versátil con la que podemos preparar un sinfín de platillos.

Además, es considerada una salsa madre ya que de ella se derivan otras como la salsa boloñesa, la Napolitana, la Rosa, Kétchup, entre otras.

Origen de la salsa de Tomate

La salsa de tomate casera tiene su origen en España, poco tiempo después de que se introdujera el tomate en este país.

El tomate provenía de México y fue empleado en primer lugar, solo como planta ornamental y luego se consideró un alimento.

A partir de ese entonces, en el siglo XVII fue que se comenzó a emplear la salsa de tomate para acompañar pastas, pescados, albóndigas, pizzas y otra gran variedad de recetas.

Posteriormente, fue conocida en Italia, Francia y el resto de los países hasta llegar a los Estados Unidos, donde se comenzó a comercializar de forma industrial en 1876.

¿Qué tipo de tomates se usan para hacer salsa?

Los tomates que se usan para hacer salsa por lo general son las variedades que por excelencia escogemos para hacer ensaladas, con menor cantidad de agua y más carnosos.

Los tomates peras, son los mejores para este tipo de elaboración por su piel fina y su interior carnoso con muy pocas semillas.

Además, es la variedad de tomate que contiene los niveles idóneos de acidez y azúcares para hacer salsas, identificándose también por ser muy aromático.

Aunque, la mayor cantidad de esta elaboración se realiza con tomates maduros, también podemos encontrarnos con salsa de tomate verde.

Esta última es más auténtica de la comida mexicana y se le añade ajo, cebolla, chile jalapeño, sal, pimienta y otros ingredientes que le dan su intenso sabor característico.

Ten en cuenta que el tipo de tomate que usemos es lo más importante, porque dependiendo de la variedad va a ser el sabor de nuestra salsa.

Otros tipos de tomates muy comunes para hacer esta receta es el tomate corazón de buey bien maduro, además del tomate pimiento que es un poco más dulce.

Pero más dulce aún es la variedad de tomate San Marzano usada en la auténtica salsa de tomate italiana que se emplea con gran popularidad en pizas y pastas.

Por su lado el pequeño tomate de colgar nos brinda mayor tiempo de conservación, por lo que se mantiene fresco durante más días.

 

¿Cómo se hace la salsa de tomate casera?

La receta básica de salsa de tomate casera es muy fácil de hacer, solo necesitamos tener listos muy pocos ingredientes.

Básicamente lo que se hace es sofreír la mayoría de los ingredientes primero y luego batir o colarla para terminar con una cocción a fuego lento hasta tener lista la salsa.

Nuestra recomendación es usar el pasapurés o procesador de verduras para lograr una salsa de color rojo brillante y si la queremos más fina solo tenemos que pasarla por un colador más fino.

En cambio, si utilizamos la batidora, a pesar de que tritura muy bien todo, la salsa pierde un poco la intensidad en su color rojo, pero de igual forma es una opción que muchos emplean.

Eso sí, se trata de una receta que a pesar de ser sencilla requiere de un poco de paciencia ya que hay que reducir hasta las 2/3 partes de la mezcla para que quede con una textura viscosa perfecta y sabor concentrado.

Existen tantas variedades de recetas de salsa de tomate como coimeros hay, cada uno le añade su toque personal.

Es por este motivo que hoy te enseñaremos la receta auténtica y básica, a partir de la cual puedes hacer las variantes que elijas.

Hay quienes le agregan pimienta, orégano, pimiento, zanahoria y una cucharadita de azúcar refino para contrarrestar la acidez del tomate, por supuesto dependiendo de que variedad uses.

Una vez lista la salsa de tomate la podemos conservar hasta 3 o 4 días en la nevera. Si la quieres utilizar más adelante solo tienes que congelarla y así se mantendrá intacta.

¿Qué recetas puedo preparar con salsa de tomate?

Al ser una salsa madre, la salsa de tomate se puede emplear de incontables formas, si comenzamos por lo básico la utilizaremos sin dudad de base para otras elaboraciones.

Sin embargo, también le podemos dar múltiples usos en gran variedad de recetas deliciosas con pollo, albóndigas, tacos, sardinas, sin olvidar las riquísimas pastas y la lasaña.

Pero eso es apenas un avance porque además podemos preparar huevos, bistec, chuletas y hasta tostadas con salsa de tomate casera.

Todo lo que se te ocurra con seguridad combinará muy bien con esta preparación, solo tienes que imaginártelo e intentarlo.

Salsa de tomate Casera

salsa de tomate casera

Receta auténtica de salsa de tomate casera, una de las preparaciones que no faltan en nuestras cocinas para usarla en un sin fin de deliciosos platillos.

  • Prep Time5 min
  • Cook Time45 min
  • Total Time50 min
  • Yield1 Recipiente
  • Serving Size50g
  • Energy29 cal

Ingredientes

  • 1kg de tomate pera maduro
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de albahaca fresca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 cucharadita de sal

Cómo preparar salsa de tomate casera

1

Primero cortamos el tomate en cuatro partes iguales y le sacamos las semillas. Lo reservamos para más adelante.

2

Luego pasamos a cortar la cebolla en cubos medianos y la vamos a sofreír por 2 minutos o hasta que esté trasparente en una sartén con el aceite de oliva caliente.

3

A continuación, agregamos todos los tomates y cocinamos a fuego medio bajo por 45 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se peque.

4

Agrega la sal y cuando falten solo 5 minutos para terminar la cocción, añade las hojas de albahaca.

5

Terminado este tiempo pasa la salsa por un procesador de verduras para eliminar la piel del tomate y los trozos grandes que pueda contener.

6

Mientras la pasas por el procesador apóyate de una cuchara para ir aplastando la salsa y que se escurra muy bien.

7

Y ya está lista nuestra salsa de tomate casera que puedes usar al momento o congelar si prefieres.

Opcional:

Si vas a preparar una salsa para pizza o para acompañar pescados te sugerimos agregarle 2 dientes de ajo triturados.

Si el resultado te gusta mucho más espeso solo tendrás que cocinarla hasta obtener el punto que estás buscando.

  • Valores Nutricionales

  • 5 servings per container
  • Serving Size50g
  • Amount per serving
  • Calories29
  • % Daily Value*

Te Recomendamos:

 

Sending
User Review
5 (1 vote)